no le digas a Nat fotonovela pag1no le digas a Nat fotonovela pag2no le digas a Nat fotonovela pag3no le digas a Nat fotonovela pag4

 

descargar comic en alta definicion

 

mi amiga Nat es la alumna preferida del profesor, ellos siempre se han gustado, algo que nos pone muy celosas a las demás chicas del colegio, ya que el sr.E es un hombre muy atractivo, con un cuerpazo y se nota que esta muy bien equipado. todas babeamos por el, pero el solo tiene ojos para Nat, o al menos eso es lo que ella cree ya que se corren rumores de que el se acuesta con varias de sus alumnas, al parecer tiene su grupo de estudiantes especiales, que no es mas que su grupo de zorras, lo peor de toda esta situación es que yo quería pertenecer a ese grupo, el solo pensar en tener la gran polla del sr E dentro de mi pequeño coño, me pone muy cachonda, es por eso que solo esperaba una pequeña oportunidad para lanzarmele, seducirlo para que me haga parte de su grupo de putitas…. y no tarde mucho, una tarde el me mando a hablar a su oficina, sabia que esa era mi oportunidad, si el no daba el primer paso lo haría yo, apenas entre hay, ya estaba actuando como toda una puta, meneaba el culo para que el lo contemplara y poco a poco me iba quitando prendas asta casi quedar desnuda, el me siguió el juego rápidamente, solo con una pequeña condición, en la cual me dijo muy claro y fuerte ” pase lo que pase aquí no le digas a Nat nada de esto entendido” yo respondí afirmativamente pero claro con mis deditos cruzados, no iba a perder la oportunidad de poner muy celosa a mi amiga. comencé a desnudarme y pude notar como el pantalón del sr. E estaba apunto de explotar, su polla pedía ser sacada de esa prisión, así que me día a la tarea de salvarla, le baje el pantalón tome su gran pedazo de carne y comencé a chuparsela, lo hice lo mas golosamente que pude no quería que el pensara que era una niña inexperta. despues el bajo mi pequeñas bragas y comenzó a penetrar mi apretado y mojado coño, fue lo mas rico que e sentido, podía asta sentir la venas de aquella rica verga, me vine tantas veces que perdí la cuenta mis piernas temblaban de placer lo que mas deseaba en ese momento era probar la rica y blanca leche del profesor, el como todo un caballero me dio gusto esmaltando mis rostro con su rico semen, ahora lo único que deseo es ver la cara de mi amiga Nat cuando le cuente esto….

ayuda a esta pagina a crecer compartiendo en redes sociales