madre e hija en la cocina fotonovela pag1madre e hija en la cocina fotonovela pag2madre e hija en la cocina fotonovela pag3madre e hija en la cocina fotonovela pag4madre e hija en la cocina fotonovela pag5madre e hija en la cocina fotonovela pag6

 

descargar comic en alta definicion

 

un fin de semana yo estaba alojado en la casa de los padres de mi novia, su madre era una mujer que bastante espeluznante , y no porque fuera fea o algo parecido , al contrario era una señora hermosa, con un cuerpo bárbaro, tiene unas tetas que de solo verlas te pone dura la polla, lo espeluznante de ella era su carácter, es una mujer que impone y eso me causaba bastante miedo, una noche baje a la cocina a buscar algo de beber yo solo iba en ropa interior ya que creí que todos estaban dormidos, cuando pude escuchar a mi querida suegra detrás de mi, al verme así creo que pensó que estaba teniendo relaciones con su hija algo que porsupuesto era mentira ya que aunque me avergüence un poco la verdad es que yo aun soy virgen, le conté sobre esta situación y ella hizo algo que jamas me hubiera esperado, la muy zorra comenzó a acariciarme la entrepierna, para luego empezar a mamarmela, no podía creer que estuviera pasando, había tenido muchas fantasias con ella pero jamas pensé que se pudieran convertir en realidad, la puta de mi suegra quería que le desmostrara que era lo suficientemente bueno para su hija, follandomela a ella, por supuesto yo estaba mas que dispuesto a desmostrarlo así que primero le lamí su hermoso culo, tiene un trasero perfecto, sus jugos sabían a gloria, apenas comenzaba a penetrar su hermoso coño cuando escuche un grito, era mi novia que nos había descubierto, creí que estaba en grandes problemas, pero sorprendentemente no fue así al contrario, la hermosa milf de mi suegra le ordeno a su hija chuparme la polla, así es como comenzó un delicioso trió madre e hija en la cocina, ese día le quite la virginidad a mi novia, termine bañando su hermoso rostro en mi tibia y blanca leche, nos fuimos a dormir felices ya que gracias a su madre los dos habíamos dejado de ser vírgenes, pero la cosa no termino hay mas tarde la putita de mi suegra nos alcanzo en la habitación muy sexy, jugamos toda la noche, aquel día tuve a dos putas a mi disposición, madre e hija disfrutando de mi polla como un para de zorras sin duda la mejor noche de mi vida…

ayuda a esta pagina a crecer compartiendo en redes sociales