incest candy 5 fotonovela pag1incest candy 5 fotonovela pag2incest candy 5 fotonovela pag3incest candy 5 fotonovela pag4incest candy 5 fotonovela pag5incest candy 5 fotonovela pag6oincest candy 5 fotonovela pag7

 

descargar comic en alta definicion

 

 jerrai incest comics presenta incest candy 5 hija juguete sexual: desde hace un par de dias mi pequeña y hermosa hija Felicia a estado actuando muy raro, se la pasa paseándose en poca ropa por la casa, como si quisiera seducirme, al principio pensé que estaba loco, que como podía pensar de esa manera de mi propia hija, pero conforme pasaron los días , el asunto empeoro, cada vez lleva ropa mas atrevida, no pierde oportunidad para mostrarme su hermoso culo, me esta volviendo loco, hace que mi polla este dura todo el tiempo, creo que solo hay una manera de parar esta situación y es dándole lo que quiere… una mañana muy decidido a terminar con esto entre a su habitación, hay estaba ella tan hermosa como siempre, no tardo en preguntarme que era ese bulto tan grande que tenia en mis pantalones, y por supuesto le conteste que ese bulto era por ella y para ella , que su hermoso cuerpo hacia que mi polla se pusiera así de dura, ella se puso feliz al escuchar esto y comenzó a quitarse la poca ropa que tenia. se acerco a mi me bajo los pantalones y comenzó a chuparme la verga, lo hacia de una manera tan voraz y cachonda que compensaba su obvia inexperiencia, podía notar como mis jugos y su saliba se combinaban escurriendo por su dulce boca asta su barbilla, la escena era lo mas excitante que había visto, mi polla jamas se había puesto tan dura, no aguantaba mas tenia que follarme a mi princesa, tenia que estar dentro de su pequeño y rosado coño, me la folle en cuanta posición me vino a la mente, la vista que tenia de todo su cuerpo era lo mas delicioso del momento, el ver a mi pequeña convertirse en mi putita, despues de un buen rato de penetrarla deliciosamente, comencé a sentir que venia un gran descarga, estaba apunto de correrme, ella me pidió que le diera toda mi leche en su rostro, como lo había visto en una de mis películas, al parecer mi pequeña Felicia quería ser igual a las chicas de las películas de papi, y porsupuesto yo no le iba a decir que lo, la muy zorra se trago mi tibia y blanca leche como toda una puta profesional, desde aquel día, ella no para de pedirme que me la folle, y yo que puedo decir, no puedo decir que no a ese dulce y hermoso rostro….

ayuda a esta pagina a crecer compartiendo en redes sociales